Aumento de pecho

¿En qué consiste el aumento de pecho?

El aumento de pecho es el procedimiento de cirugía estética más popular en España, y cada año se realizan unos 18.000 procedimientos. El aumento de pecho implica la inserción de un implante mamario de silicona en el cuerpo, o injerto de grasa, para cambiar el tamaño, la forma y la textura del seno.

La cirugía de aumento de pecho también es el procedimiento que se realiza con más frecuencia en la Clínica Gali.

Antes de la operación de aumento de pecho
  • Consulta inicial. En la consulta inicial, hablaremos de los resultados que te gustaría obtener y nos aseguraremos de entender que es lo que estás buscando.
  • Examen de mamas. Antes de realizarnos una operación de aumento de pecho debemos estar seguros de que las mamas estás sanas. De esta forma, nos ahorraremos muchos problemas posteriores. Es recomendable realizar una mamografía o ecografía si sobrepasamos esa edad.
  • Revisión completa. Una vez que sepamos que nuestras mamas están en perfectas condiciones, se realizará un chequeo de nuestro estado de salud. Si la paciente es joven, bastará con una analítica completa y un electrocardiograma. No obstante, si la paciente supera los 40 años se realizarán más pruebas: analítica, electrocardiograma, mamografía y radiografía de torax. Con estas pruebas nos aseguramos de que la paciente esté en óptimas condiciones para la operación y reducimos al mínimo las posibles complicaciones. También se realizará una valoración preanestésica.
  • Recomendaciones preoperatorias. El cirujano plástico explicará al paciente todas las recomendaciones que debe seguir durante los días anteriores a la operación de aumento de pecho. Entre estas recomendaciones se encuentra el no fumar o no tomar determinados medicamentos. Serán nuestros cirujanos plásticos quienes te expliquen todo lo que puedes y lo que no puedes hacer durante los días previos a la intervención quirúrgica.
  • Explicación de la operación y resolución de dudas. Antes de la operación, nuestros cirujanos plásticos especialistas en aumento de pecho resolverán todas tus dudas sobre la operación. Además, entre los dos elegiréis qué tamaño y tipo de prótesis es la más adecuada y qué procedimiento se seguirá para colocarla.
Información sobre el procedimiento

Duración:
 1-1.5 horas
Recuperación de la movilidad
1 día
Hospitalización:
 1 día
Periodo de recuperación
1-2 semanas
Anestesia:
 General
Ejercicio
 4-6 semanas

 

 

 

Preguntas frecuentes

Siempre que se tengan en cuenta las recomendaciones del cirujano, cualquier época del año es buena para someterse a esta intervención quirúrgica.

Sí, es posible, ya que el aumento mamario no contraindica la lactancia. Sin embargo, es necesario destacar que en el caso de las prótesis colocadas por la areola, la cicatriz en la glándula mamaria puede dificultar la lactancia. La posible disminución de la sensibilidad en el pezón puede, por otro lado, disminuir el estímulo y que la producción de leche sea menor. Las prótesis mamarias que se colocan por el surco o la axila no suelen provocar complicaciones durante la lactancia.

La talla adecuada es aquella que satisface el volumen deseado de la paciente, siempre dentro de las posibilidades que sugiera el cirujano plástico para conseguir un resultado armónico. La comunicación entre el especialista y la paciente, así como un estudio preoperatorio exhaustivo, son los pilares fundamentales para conseguir los resultados deseados.

En cuanto a la forma, las prótesis pueden ser redondas o anatómicas. Por otro lado, respecto al material, en España suelen ser siempre prótesis de gel de silicona, mientras que en EEUU se utilizan también las prótesis de suero fisiológico.

En el proceso de selección de la prótesis mamaria adecuada, influyen parámetros como el contorno torácico, la altura y las dimensiones mamarias. Aunque, son realmente los deseos del paciente, junto al criterio del especialista médico, los que determinan el volumen final.

Hay tres métodos habituales para la colocación de implantes mamarios: surco submamario, vía axilar y a través de la areola. El surco submamariano ofrece una cicatriz oculta en el surco, sin manipulación de la glándula mamario. La vía axilar ofrece esta misma ventaja. Por otro lado, mediante la vía de la areola es necesario seccionar la glándula mamaria para la colocación del implante. La elección de la vía depende, de nuevo, de la indicación del cirujano y de las preferencias de la paciente.

Centro Médico Gali © 2020.